Sonorama Ribera 2017: XX Aniversario

sonorama-2017-6046
Este año celebramos un hito en la música española. Se cumplen 20 años del festival castellano-leonés Sonorama-Ribera, cuyo trabajo para y por la música emergente ha sido vital y que congrega cada año a miles de visitantes en la ciudad de Aranda de Duero. No es fácil haber llegado a este punto, y menos en una época en la que se considera que la música es gratis, que la cultura es gratis, y aún así, sobrevivimos a una burbuja festivalera. Porque cualquiera cree que puede montar su propio festival y convertirse en el Sonorama con poco trabajo. Lo que no sabe ese emprendedor es que es cuestión de trabajo muy duro, en equipo, sin ambición más que el propio amor al arte. Y así es como crece un festival que ha logrado mantener su personalidad durante las últimas dos décadas.

Este año quisimos empezar fuerte, como cualquier otro festivalero que va a vivir un cumpleaños más que importante. Así que aterrizamos en Aranda el mismo miércoles por la mañana, montamos campamento y disfrutamos de los conciertos que montaron en el escenario Desperados del camping (había dos escenarios, uno donde toda la vida, y otro más atrás, con más espacio para que los espectadores estuviesen cómodos.

Amaro Ferreiro dio un concierto adecuado para empezar, pero soporífero para los que buscaban un poco más de movimiento, al fin y al cabo, era la única noche del festival en la que dormir estaba sobrevalorado. Al hermano de Iván, le siguió el descubrimiento de muchos en esta última temporada festivalera, pero unos que recomiendo desde que los escuché por primera vez allá por el Ebrovisión 2015: Rufus T. Firefly. Julia y Víctor lideran una banda renovada, que dio con su “Magnolia” en el momento indicado y que dieron mil vueltas con un directo intenso, sensorial y como dicen ellos mismos “una oda al amor y la naturaleza”.

sonorama-2017-5299

Luis Brea y el Miedo contaron con un público que ya un poco más mimetizado en el ambiente, corearon el “Verano del Incendio” y “Automáticamente” hasta que los disfraces no daban para más.

Los encargados de cerrar la fiesta de bienvenida fueron nada más y nada menos que Varry Brava, un soplo del verano más musical al mejor estilo naïf.

La mañana del jueves se presentía complicada. Si una cosa tiene el Sonorama, son los solapes de horarios. No a malas, sino que hay tantas opciones, tan diferentes, y para un melómano, pues le peta la cabeza. Este año, como gran novedad, se añadían un par de escenario en el puebo a los que nos tienen acostumbrados. La descongestión de la Plaza del Trigo va a ser complicada siempre, siendo un sitio de paso obligatorio, casi de ritual, para los primeros sonorámicos. Está el escenario Charco, el de La Sal, el del Rollo, pero aún así, encuentras gente en todos lados.
A primera hora nos coincidían Morgan con Estrogenuinas, los primeros en la Plaza del Trigo y las salmantinas en uno de los escenarios nuevos en el Parque María Pacheco (escenario Castilla y León). Los liderados por Nina tienen siempre un concierto impecable, aunque de primeras no pareciera el escenario más indicado. Las punk-rockers nos quedaban muy lejos, pero sabíamos que allí donde vaya Nietzsche, lo petarían. Las sorpresas de la Plaza del Trigo, como viene siendo costumbre los jueves por la mañana, empezaron pasadas las 15h con Mikel Erentxun y un Arizona Baby en formato power-trio que versionó lo mejor del rock internacional. Y cuando digo rock es rock de verdad, desde Motorhead a Nirvana.
El acceso al recinto sigue siendo igual que el año pasado, la vuelta que hay que hacer al polígono se ha alargado, pero todo en pos de un recinto mejor distribuido, y yo que me alegro.

No pudimos llegar a ver a los valencianos Polock, que presentando “Magnetic Overload” se quedaron con la mitad de público que pudieron haber tenido por las colas de entrada al recinto. Escuchamos “Oh I love you” desde fuera, y es otro festival en el que nos quedamos con las ganas. Todo esto con un considerable retraso, lo cual no es frecuente en el Sonorama. Según dijo Ajenjo, director del festival, más tarde ese día: “el aforo se ha completado a más de un 90% cuando lo normal un jueves es entre un 40-50%”. Todo sea por la seguridad y bienestar del público, estoy de acuerdo. Tanto fue así que al día siguiente el acceso fue más relajado y en ningún momento hubo problemas.

Anni B Sweet está con una gira en la que se le ve más cómoda. “Chasing Illusions” ha dado un giro de tuerca y nos presenta a una malagueña más feliz, que se maneja mejor en el escenario, y que saca sonrisas al público.

La carpa Meetin Arts la estrenó el grupo viguense El Sótano de Babel, quienes tras ganar el concurso de la Universidad de Burgos UBULive ha podido tocar sus eclécticos temas en el festival arandino.

sonorama-2017-5370

Era hora de una de las sorpresas grandes de esta edición cumpleaños. Para nuestra desgracia, coincidía con uno de nuestros grupos fetiche Tuya. Sin embargo, era casi obligatorio ver qué habían preparado para el Concierto 20 años. Una banda liderada por Charly Bautista y que entre sus integrantes tenía al teclista que todos toman prestado Sergio Valdehita, versionaron temas imprescindibles dentro de la escena pop-indie que tan bien representa a la mayoría de asistentes del festival. No siempre fueron los intérpretes reales quienes salieron a las tablas del escenario principal, solo Mikel Erentxun, Second, Mikel Izal, Iván Ferreiro, La Habitación Roja, Niños Mutantes, Dorian Xoel López. Para representar a Lori Meyers tuvimos a Gabriel de Shinova, “Toro” de Columpio Asesino fue interpretada por una de las chicas favoritas de la música española Maryan Frutos de Kuve, junto a Deu Txakartegi de WAS. El gran ausente, Vetusta Morla, un minutín de corear “Saharabbey Road” no es suficiente. Que hasta Enric Montefusco, antiguo Standstill, trajo “Adelante Bonaparte” causando escalofríos en los espectadores más veteranos. Y no olvidamos el sentido homenaje “En mis venas” a Supersubmarina.

sonorama-2017-5485

Los conciertos más míticos tenían lugar esa noche, y es que dos dueños del escenario como son Loquillo y Amaral no defraudan. Energía, personalidad, mucha actitud y un sonido tremendo. Lástima, eso no se repitió en el escenario B, el Aranda de Duero, donde Dorian sufrió 3 cortes de sonido de causa desconocida. La organización comunica que todo se arregló aunque de igual forma nos quedamos sin concierto de Dorian.

Víctimas de los solapes fueron Enric Montefusco y Los Coronas, cuyos directos no solo me flipan, sino que son de lo mejorcico de la escena nacional. No seáis como yo, no os los perdáis.

La noche la cerraban, para nosotros, Virginia Díaz en su mejor forma DJ y es que es una gozada el no parar de temazo tras temazo que ponía la de Radio 3. Y fuimos de esos valientes, que aún con el retraso, aguantó hasta las 4 de la mañana para ver a los vascos WAS mejor conocidos como We Are Standard. Menudo directo, a base de su último disco “Gau Ama”.

Viernes:

El escenario Castilla y León era el lugar para estar el viernes por la mañana. Tras el desvelo de la noche anterior nos perdimos a Little Indian Rabbits, vallisoletanos nuestros. Llegamos a mitad de Maldito Reloj, burgaleses de pop romanticón. Pero la fiesta, muy castellana, venía de la voz y guitarra del jefe, de El Meister. Medio Valladolid se vio ahí reunido y coreando los temas de “Bestiario” y esperando los temas nuevos que vendrán… ¿pronto? ¡Eso esperamos!

sonorama-2017-5619

La sorpresa de la Plaza del Trigo del viernes fue nada más y nada menos que León Benavente ataviados con sombrero para aguantar ese sol abrasador arandino. Nosotros, como ya nos olía la sorpresa, lo escuchamos lo suficiente desde atrás. Era imposible entrar. Tras un “Ser Brigada” multitudinario, tiramos al escenario Charco, donde una sorpresa internacional nos esperaba. Kitty, Daisy & Lewis hicieron bailar a todos los que nos encontrábamos allí, y no importaba que no los conocieras de nada. Una buena ración de rockabilly y a bailar. Un gusto.
Los encargados de abrir el recinto, al igual que hace dos años, fueron los p*tos Sexy Zebras, solo que este año en el escenario principal. Nora Norman era una de nuestras recomendaciones de esta edición número 20, y es que, ¿quién no quedó enamorado con su versión de “Is’nt she lovely?”? Tanto ella como Jimmy Barnatán estuvieron metiendo caña a una hora muy temprana en el escenario Burgos, origen y destino y es que nunca dejéis pasar por alto este escenario. Ya os lo digo yo.

En el principal era obligatorio ver a Marc Ros y compañía convertir el viernes en una fiesta. Sidonie no falla, no importa cuántas veces los veas. Aunque esperamos que sus “Carreteras infinitas” no se alargue de más.

Volvimos al escenario Burgos para ver a Rufus T. Firefly, Eladio y los seres queridos y los gallegos Igloo hacer homenaje a ese disco que también cumple 20 años: OK Computer. Bajo el nombre Paranoid Android disfrutamos de versiones de los temas de Radiohead.

sonorama-2017-5243

Y quién sino Xoel López para emocionar a los más sonorámicos. Con su gira de grandes éxitos es imposible no bailar con los temas de su más reciente temporada creativa pero también de la Deluxe. Ver saltar a medio recinto con “Que no” no tiene precio.

sonorama-2017-5712

Fangoria, en su forma siempre divina de apoderarse del escenario principal, hizo que todos bailáramos sin cesar. Aunque no tanto como sus bailarines sobre el escenario. El mash-up de “Canciones que hablan sobre bailar” no tiene precio y es que, si no bailas con eso, eres una estatua.

sonorama-2017-5787

Novedades Carminha con unos pocos fallos de sonido nos dijeron que nos querían igual pero es que ya nuestro cuerpo no daba para más.

Sábado:

Producto local lo primero: Cosmic Birds con “Melt in trees” y “The Solstice” demostraron que no solo hay que tenerlos en la mira, sino que tienen posibilidades de mucho más. No dejéis de verlos en directo. La próxima oportunidad es en el Summer End de Simancas.

sonorama-2017-5791

Mechanismo era de nuestros conciertos must-be de la jornada, pero nos fastidiaron el horario los múltiples solapes y no sabemos muy bien cómo, acabamos en primera fila de la Plaza del Trigo. Allí vimos el final de Pianet que nos llamaba a “Be free”Ramón Mirabet los siguieron y es que menuda sorpresa, el descubrimiento de esta edición. Una mezcla de folk-country-rock que nos hizo bailar, cantar y movernos en esa agonía calurosa.

sonorama-2017-5809

La plaza la cerraban los Embusteros desde Jaén, que a parte de un rock muy limpio y también muy pop, fueron la mejor apuesta para cerrar el escenario. ¿O eso creíamos?

sonorama-2017-5839

Sí, fue Izal con un concierto de 40 minutos en el que nos recordaba a todos aquellos que estuvimos en ese mismo lugar 4 años antes, cuando apenas eran grupo revelación y el confetti lo traíamos el público. Fue un bonito remember de lo que es y ha hecho la Plaza del Trigo.

sonorama-2017-5921

El cansancio ya latía en nuestro cuerpo el sábado a media tarde y nos perdimos algunos de mis favoritos y recomendaciones Ángel Stanich + Él Mató a un Policía Motorizado + Iseo & Dodosound + Aurora & the Betrayers.

Descansamos y pudimos llegar con energías renovadas a Berri Txarrak. Bailamos con Lori Meyers, o por lo menos con sus temas de siempre, porque los de su nuevo disco “En la espiral” flojean. Se salvan “Cuando brilla el sol” “Evolución” pero por muy poco.

sonorama-2017-5968

Durante el concierto de Ilegales toda la bola de nieve de bulos que se estuvo fraguando desde el jueves estalló. Mucho se decía de Vetusta Morla, que era obligatorio que estuviesen. Pero Los Planetas era un rumor a voces que se sabía que iban a estar sí o sí. Vemos a algunosvetustos por la zona de foodtrucks… Nos preparamos lo más adelante del todo del escenario principal para corear los temas que nos faltan en este 20 cumpleaños. No. Pues no. Después del slideshow de fotos y carteles de las últimas 20 ediciones del festival, Los Planetas salieron con fuegos artificiales y miles de detractores salieron casi huyendo del escenario. “¡A cenar!” se escuchaba por ahí. Y es que a hora prime-time del festival más de uno se pudo quedar dormido.

No se quedaron dormidos sin embargo, los que estuvieron viendo a Kitai en el escenario Burgos. Allí, con un calcetín bien colocado en los bajos, los madrileños dieron un conciertazo de lo más agradecido con uno de los festivales que les dio el salto el año pasado en la Plaza del Trigo. Y es que en su primera cita de presentación del nuevo disco, sold-out en cuestión de horas. Con esguince incluido (aunque sabemos que Edu el guitarrista ya está bien) y batería en los aires. El directo de estos chicos es toda una experiencia.

Shinova, uno de los hijos favoritos del Sonorama, tocaron a las 2 de la mañana del sábado. Cómo y por qué son cosas que yo aún me pregunto, pero ahí estaban, con fuegos artificiales y confetti volador. Su disco “Volver” se les va a quedar corto como sigan girando así.

Y la sorpresa de las 3 de la mañana, esa a la que muchos ya no íbamos ni a llegar fueron los Monarchy. Hispano-británicos, que pretendían hacer bailar a los sobrevivientes, que fueron más bien pocos.

Nosotros escuchamos el final del concierto de Grises donde “Parfait” “Animal” sonaron los que más y a descansar.

Domingo:

 

Nos levantamos a tiempo para ver la sorpresa que había en uno de los nuevos escenarios, el de Arco Pajarito, sin embargo, esta se canceló y empezó directamente Depedro. Para ese momento ya no estábamos allí, porque el homenaje a Supersubmarina de mano de los chicos de Sidonie y con compañeros de Rufus T. Firefly, Izal, Shinova y La Habitación Roja, fue de lo más emocionante del festival. Y es que fue allí, el domingo, un año antes, que los que estábamos en la edición 19 del Sonorama nos enterábamos del trágico accidente de los de Jaén. Todo nuestro cariño a ellos y que estén muy pronto con nosotros.
¡Menudo cumpleaños más movidico que tuvo el Sonorama! Nada mejor como una fiesta sorpresa propia, dicen. El recinto contó con una redistribución más que necesaria. Más de 20.000 personas al día, un camping hasta las trancas, los baños del año pasado se mantenían y fue una maravilla.
Gracias Sonorama, y por muchos años más.
Advertisements

¿Dónde están las mujeres? ¡AQUÍ ESTAMOS!

O somos la cantante principal del grupo, lucimos modelitos incómodos y estrafalarios o somos las bailarinas del fondo. Así se nos suele ver muchas veces dentro de la industria musical. Pero no. Claro que somos más que eso, y no tiene nada de malo ser ni una cosa ni la otra.

Somos artistas, técnicos, somos mánagers, somos productoras, somos comunicadoras, somos periodistas. Tenemos puestos de gran responsabilidad y manejamos los entresijos de la industria musical mejor que nadie, pero sufrimos de una capa de invisibilidad que les hace imposible a ciertas personas concebirnos como lo que somos.

Tanto tocamos la batería y el bajo, como llevamos las redes sociales de un grupo o somos las productoras de un festival de prestigio nacional. Aquí estamos, y venimos a deciros que aquí seguiremos y cada vez seremos más.

18238122_10212248587267280_2494642131668350158_o

Foto de Víctor García

¿Alguna vez has querido ir de prensa a un festival? Aquí te cuento mis inicios y cómo me preparo yo ante la llegada del verano

  1. Tenéis que leer mucha prensa musical
  2. Tenéis que escuchar mucha música: nueva, vieja, local, internacional, de todos los géneros (que os molen)
  3. Tenéis que estar muy presentes en redes sociales, seguir a gente del gremio, artistas, medios, y manteneros activos
  4. Si lo que más os gusta es la fotografía: practicad, practicad, practicad. Si preferís escribir: escribid, leed, escribid, leed.
  5. Y sobre todo: disfrutad mucho de la música en vivo y apoyad a vuestros artistas favoritos.

Claramente: no os olvidéis de leer todo lo que os presentamos desde WHAT MONTSY HEARS. Se avecinan cosas nuevas… como #APieDePista… ¡No os desconectéis!

13891872_10208423883568136_3043588347785328883_n

El año pasado mi compi Sandra García y yo en el Sonorama Ribera

 

Este año toca de nuevo: ¡Palencia Sonora!

¡Que suene Palencia! El festival Palencia Sonora mantiene su status de #imperdible en  Castilla y León y dentro del circuito de festivales indies del norte. Tras mi primera visita por su recinto el año pasado, este año voy con ganas de ver el que es para mí ahora mismo: el mejor cartel de este verano.

Sí, no hay duda. En esta burbuja de festivales que entran y salen, que mezclan géneros para todos los gustos y de playa vs. monte, el Palencia Sonora tiene un encanto diferente. En esta edición 2017 ha logrado mezclar lo mejor en la escena nacional para gustos muy variados, menos “comercial” que lo que encontramos últimamente y con nombres que no ves en todos y cada uno de los carteles de este verano. Un remix de local, de mujeres (muy importante ojo) y alguna pincelada internacional que remata un pistoletazo de salida veraniega incomparable.

Rinoçerose encabeza el cartel palentino. Vienen con su “Angels and Demons”, trabajo que sacaron el pasado mes de abril y que vienen con unas ganas tremendas de presentarlo en terreno español. No es la banda típica que ficha un festival, es un punto extravagante y estoy segura que sus fans castellanos agradecen por todo lo alto la presencia en este festival. Será la primera vez que los vea en directo y las ganas de escuchar “Bitch” será el highpoint de mi velada. Probablemente me haya quedado sin garganta para entonces.

Quique González, el rey de los escenarios desde que se juntó con los Detectives, y desde su estreno con “Me Mata Si Me Necesitas” el año pasado no han dejado de girar por todo el país y diferentes festivales. El año pasado tuve el gusto de verlos en el Sonorama Ribera, en escenario principal, y en el Ebrovisión. Sin embargo, confío en un espacio más cercano para poder disfrutar de las letras de Quique, de la voz de Nina y cantar “Charo”.

Fuel Fandango, ¿qué decir de Fuel Fandango? Nita: poder, garra, atracción y pasión. Tras la intervención que sufrió su voz el año pasado y que les hizo cancelar varias citas antes de su paso por el FASSE-Rueda 2016, fue como si no hubiera pasado. En el festival en cuestión estaba más recatada, relajada ante la vuelta a los escenarios. Pero en el Sonorama y Ebrovisión durante el mes de agosto, ya fue apoteósico e imparable. Un torbellino con sus canciones más conocidas y los hitazos de su “Aurora”. Guitarreos, taconeos y un revoltijo de emociones, saltos y bailes es lo que traen Fuel Fandango. Os lo conté en verano y en invierno durante su cita en el Teatro Circo Price de Madrid. Simplemente, a repetir cuantas veces pueda.

Sidonie, durante Sampedros en Burgos, la fiesta San Miguel en la Ventilla, y por todos los festivales por los que pasará “El Peor Grupo del Mundo” este año. Ahora con Víctor Valiente entre sus filas, los de “Sierra y Canadá” cantarán un “Estáis aquí” hasta que saciemos. Me siento una grupi que los seguirá por todos los festivales… ¿o son ellos los que me siguen a mí?

Depedro, Joe Crepúsculo y Amatria son citas pendientes que mantengo desde que inicié en este oficio. Le tengo ganas a “El Pasajero” desde que me perdí su acústico en el ciclo del Museo de la Evolución Humana, así que rendiremos cuentas durante este Palencia Sonora. Joe Crepúsculo estoy segura que nos hará bailar, o eso he visto cómo habéis disfrutado (vía InstaStories todo) en sus últimos conciertos en Barna y la capital. Y Amatria, caballeros, ese título de “revelación” viene con ganas de un directo que me deje tal y como me dejó vuestro disco.

Havalina. Uno de mis grupos fetiche. Desde que trajistes “Incursiones” a mis oídos y me lleváisteis de “Viaje al sol” con vuestra actuación para Acordes Urbanos hace unos años me dejasteis encantada. Ahora con vuestra vuelta de tuerca con “Muerdesombra” voy con ganas de que me dejéis sin pies y caderas por exceso de movimiento. Un susto que nos disteis con vuestra aparente separación, pero gracias Cabezalí y compañía, por traer la excelencia muscial española a Palencia. Os espero allí. Sentada enfrente de la valla en primera fila.

Shinova, nombrados grupo revelación el año pasado y fetiche de unos arandinos que yo me sé, han pasado por toda la península evangelizando con su “Volver”. Un disco lleno de temas que no estoy segura cómo, ya me sé de memoria, y con un directo redondo que tuve el placer de re-vivir tras su actuación en la Plaza del Trigo, en mi propia Universidad. Ahora que os conocen más, ¿os convertiréis en el nuevo IZAL?

Los Bengala, Los Nastys, Supertennis, Nikkei y Estereobrothers son mi gran estreno. Los Nastys y Los Bengala los llevo persiguiendo un rato ya, especialmente desde la actuación de estos últimos con otros de los confirmados: The Levitants (nada más qué decir, señoría). Y los demás me da la impresión que nos van a desgastar las zapatillas de bailar y que me vais a tener que reconstruir las rodillas. Pero eso ya os lo contaré en la crónica.

Los Ganglios, oh los Ganglios. Creo que durante mis años de instituto erais lo que más coreaban mis compañeros durante el recreo. Así bailamos y os coreamos en la última edición del Summer End, en Arroyo de la Encomienda. La actuación se quedó corta, como pasa en muchos festivales, especialmente si eres el encargado de echar el cierre. Pero la hora del vermú en el centro de Palencia, nos vais a hacer empezar la fiesta del sábado bien temprano.

Creo que estoy dejando lo mejor para el final, ¿pero cómo no hablar bien de uno de mis power-duos favoritos? Y es que no os conocía, ni cuando sacasteis esa gran carta de presentación “Fruto Panorama”. Caí de pura casualidad en vuestro Girando por salas en febrero en Burgos y, Cala Vento, cada letra y cada guitarreo de vuestro último disco y homónimo, los llevo coreando hasta que todos mis amigos se han vuelto tan grupis como yo. Tengo muchas ganas de veros en directo ya conociendo vuestros temas y en un recinto lleno (más que esa noche en Burgos no es complicado) y que os conozcan todos los que aún no os tienen en repeat.

Estrogenuinas y The Levitants. Sois la bomba. Las representantes del “Girl Power” en toda su esencia, de los cañonazos, del punk más charro y de la filosofía más pura ya girando por festivales. Estrogenuinas, vuestro fichaje Subterfugérico seguro que os lleva lejos y el paso por el Desierto Rojo en mayo no ha sido en vano. Sé de unos cuántos que, camiseta en pecho, irán a gritaros que sois vosotras su fetiche.
‘Telescape’ es el anticipo de algo grande. The Levitants, casi ya emblema de la escena pucelana, viene con la etiqueta de Local y Handle With Care porque explotan. Maxi-single de “Coimbra” y temazos de un debut como fue “Gravity for the Masses”. Las ansias de nuevos temas y de la re-estructuración de los nuevos tras vuestros cambios de formación están casi al mismo nivel de altura de Sergio.

Say Yes DJ, DJ Cheshire y DJ Natweys serán los intermedios perfectos. Los bailes reconocibles, los descansos con temazos y si Natweys nos pone Black Rebel Motorcycle Club, le tiraré rosas desde el foso.

¿Ganas? ¿Dónde? Ja. Sí, señores y señoras; el Palencia Sonora, de los 9 festivales a los que iré este verano, tiene el mejor cartel. Equilibrio de local, nacional y una pincelada de extranjeros no muy lejanos. ¡Que empiece ya el verano!

 

Maika Makovski se adueña del Teatro Principal de Burgos

La cantautora española-macedonia trajo su “Chinook Wind” al Teatro Principal de Burgos y arrasó con todo. Su voz, melódica y teletransportadora a otros paisajes, nos llevó junto al Brossa Quartet da Corda a su tierra natal y a temas de discos anteriores como “Language”.

Una velada llena de giros musicales, todos guiados por la voz de Maika y la música de su fantástica banda. Gracias a Voces Selectas, el colectivo que programa este tipo de actuaciones cada primavera en Burgos, disfrutamos de lo que es el “torbellino” Maika Makovski.

maika-0264

¡Estrogenuinas estrenan EP! Nos cuentan un poco sobre su nuevo “Sonido Chirll-Out”

Las salmantinas más punk vienen con novedades. Producidas por Javier Vielba, mejor conocido como El Meister, firman con el sello independiente Subterfuge Records y lanzan un EP con 4 temas: “Sonido Chirll-Out”.

Lo definen como “lo que nos sale de la chirla”, se quitan la etiqueta de “música femenina” y con toda la garra del punk más charro, empiezan un tour que las llevará por salas y festivales de toda la península.

Aquí el enlace a lo que nos contaron en exclusiva 😉

_MG_8511

Kiko Sumillera presenta su disco en Burgos

_MG_2774.jpg

Kiko Sumillera en el festival FASSE – 2015

El cantautor vallisoletano Kiko Sumillera presenta este sábado “Hasta que acaben los campos” en Burgos. La cita será en La Casa de las Musas a la hora del vermú, y será el estreno de Kiko y su banda en tierras burgalesas. Su trabajo debut “Montañas de sangre”

(grabado en estudios La Leñera, 2014) cautivó a más de uno y le permitió dar varios conciertos en la Valladolid, donde la cultura es “técnicamente” perseguida.

“Hasta que acaben los campos” fue editado por el sello Valle Rojo, y está disponible en Spotify, Bandcamp y físico en vinilo + CD.

hasta-que-acaben-los-campos

Para la fecha de su gira en Burgos, os traigo aquí una mini-entrevista y nos depedimos con el enlace a su disco para que le echéis un oído, y nos veamos en La Casa de las Musas.

¡Hola, Kiko! ¿Qué tal?
– Cuéntanos, ¿es tu primera vez tocando Burgos?

Pues sí. Es una ciudad que conozco bien porque he estado varias veces viendo conciertos y de fiesta. Es la primera vez que vamos a tocar allí y tenemos muchísimas ganas.

– Tu disco “Hasta que acaben los campos” lo sacaste bajo el sello del Colectivo Laika, “Valle Rojo”. ¿Cuál es la iniciativa de este sello? ¿Cuál es su nicho, su propósito?

Valle Rojo nace con la intención de dar visibilidad y apoyo a bandas y solistas de Valladolid. Editar los discos en formatos atractivos, apoyar en la comunicación y el management… En definitiva apoyar y confiar en el talento local –que es muy grande- de una forma activa.

– En “Hasta que acaben los campos” hablas principalmente de Castilla, o por lo menos la describes. ¿Qué es lo que nos quieres contar finalmente bajo ese imperativo, y en general con el disco?

Es cierto que el disco entero gira en torno a los campos, a Castilla. Yo estoy orgulloso de ser de donde soy, de mi gente. Decir esto parece que es algo que se nos ha negado durante mucho tiempo, el sentido a la pertenencia, a la camaradería, cosas que son intrínsecas en cualquier otra región del estado español. Por otra parte en nuestra generación hemos crecido viendo como nuestra tierra se despoblaba y empobrecía… Quizás poner de paisaje de fondo en las canciones a los campos de Castilla sea precisamente para reivindicar esto; decir que ya basta, que es nuestra tierra y que estamos orgullosos.

Kiko Sumillera tiene fechas confirmadas en Aranda de Duero, Burgos, León, Santander y Gijón para presentar su nuevo disco

Tu banda se podría llamar casi un super grupo. Tienes a Ángel Román de Corzo a la batería, David Hernández de Cosmic Birds a las teclas, Álex Izquierdo de la banda de Ángel Stanich al bajo y Juan Díez de Frieda’s Still in Love.
¿Cómo ves las cosas en Pucela para la música en directo? Especialmente viendo lo que pasó en tu primer concierto de presentación en el Desierto Rojo.
¿Crees que puede mejorar la situación? ¿De quién crees que sería la responsabilidad de esta mejora?

Desde luego es una super banda, disfrutamos mucho tocando juntos y me siento muy afortunado por poder tocar junto a ellos.
La situación en Valladolid es la misma que asola la ciudad desde hace demasiados años. Hosteleros interpretan una ley estúpida y dicen que no se puede cobrar entrada, amenazando con denunciar a otros hosteleros si esto se hace. En esta ley innecesaria no pone en ningún sitio que no se pueda cobrar entrada, para empezar, por no hablar del procedimiento casi mafioso con el que se trata el asunto.
Es necesario que la situación mejore porque una ciudad sin cultura de base es una ciudad muerta. Me consta que ciertas asociaciones y el sindicato de músicos ya se ha reunido con políticos y técnicos del ayuntamiento para poner remedio. Al final encontrar la solución se trata de una simple voluntad política.

– Ya para terminar, considerando que son ciudades vecinas: el tema de la escena musical local en Burgos, ¿conoces algún grupo? ¿Cómo ves su futuro? Desde fuera, y conociendo lo que hay en la capital, ¿crees que tocar en Burgos es más fácil que en Valladolid?

Conozco a La M.O.D.A., que creo que los conoce todo el mundo. También he escuchado a Green Silly Parrots, a Kasparov vs Deep Blue, Wolf… El presente y el futuro está asegurado. Desde Valladolid no sabéis la envidia que nos dais con tener un espacio como El Hangar, por ejemplo. La vieja Castilla es perezosa y de movimientos lentos y pesados; la nueva Castilla es ágil y dispone de más tiempo por delante.

“HASTA QUE ACABEN LOS CAMPOS” – KIKO SUMILLERA (VALLE ROJO, 2016)

Supercroma @ Foro Solidario Caja de Burgos

Foro Solidario Caja de Burgos. 20-10-2016. Burgos

El Foro Solidario inicia de nuevo el ciclo Músicos con Valor en favor de diferentes asociaciones que realizan labores solidarias y de gran importancia social.

El primero en esta temporada otoñal es Supercroma, grupo burgalés que ha participado este año en el festival Sonorama Ribera, y es en beneficio de APACE Asociación de Parálisis Cerebral y Afines de Burgos con motivo del Día Mundial de la Parálisis Cerebral. Esta, en su intervención, pide por la difusión del trabajo que se realiza en la asociación y otras similares, y el conocimiento del problema y su tratamiento.

Para esta singular ocasión, Supercroma estrena formato en trío acústico con un set especial. El sonido lo formaba una guitarra eléctrica, una batería distendida con diferentes formas de percusión, guitarra acústica o teclado, voz, y a ratos, arreglos con sintetizador. Pop suave, con letras narrativas, metafóricas y románticas. Arreglos agradables y armoniosos.

La guitarra eléctrica a ratos no se escuchaba o iba por detrás. El cantante *nombre* tenía ese carisma que a veces echamos de menos en los frontman en los conciertos acústicos, lo cual se notaba en las sonsrisas de los niños presentes. Porque sí, había muchos niños, por lo menos más de los que uno suele ver en conciertos. La batería, como siempre que está a manos y pies de Dani -que también participa en Mr Homeless Trío y algún otro proyecto- fue ecléctica y hacía del sonido general más dinámico y entretenido. Si la guitarra eléctrica hubiera ido un poco más acorde, el sonido habría quedado completo.

La verdad es que me han dejado con ganas de verlos en formato eléctrico.

Festival FASSE’16

Estadio Municipal Medina del Campo

21 – 22 – 23 Julio 2016

Cuarta edición del Festival FASSE, que este año cambia de localización y se mueve de Serrada a Medina del Campo. Sin embargo, no solo se muda, sino que crece y deja de ser el pequeño festival de arte multidisciplinario que se celebraba en las piscinas de Serrada.
Ahora, de la mano de Vinos de Rueda, añade a su cartel nombres de la talla de Love of Lesbian, Sidonie o La Gran Pegatina, incluyendo siempre a algunos de los nombres locales reconocidos pucelanos.
Empezamos por el inicio: la llegada a la acampada, o porqué no, a la información por parte de la organización. Los mapas de localización del recinto y camping se publican horas antes del jueves (fecha de inicio del festival), y para nuestra sorpresa, la zona de acampada está en un parque público a simple vista de cualquier transeúnte. Vallada y precintada, el área prevista para las tiendas se extiende a lo largo de todo el parque, haciéndonos preguntar por cómo sería el plan de seguridad del mismo.

21 de Julio de 2016

Caso aparte, la tarde del jueves viene con la calma y en el camping empieza a calentarse el ambiente para la fiesta de disfraces prevista para las 22h. En el pueblo, arrancó la jornada Abstract Artimus, listo con la banda que le acompañará por su gira europea. Unos cuantos nos acercamos a la Plaza Segovia y pudimos disfrutar del buen ánimo y rock del neoyorquino, siempre sonriente.

Más tarde, aparecieron Exkrementers, grupo del pueblo que hizo algo más parecido a una verbena de media tarde en mallas y bicicleta estática.

Esperamos a la fiesta de disfraces, pero no parecía que fuera a empezar pronto; o la gente seguía en el camping, o simplemente no estaban animados. No fue exactamente así, pero pasadas las dos de la mañana sí hubo gente arremolinada en la Ronda de Santa Ana (nadie sabía exactamente dónde sería la fiesta).

22 de Julio de 2016

La jornada del viernes da el pistoletazo de salida que todos esperábamos, y con olor a galletas de mantequilla y un sol radiante nos acercamos al Estadio Municipal.

Naïa abría el Escenario Coca – Cola con sus polaroid y aletargado brillo de tus labios. Cada vez tienen un directo más consolidado y pudimos ver la respuesta de un público bailarín bajo el sol.

Uno de los grupos revelación del festival, los sevillanos Full pisaron por primera vez el escenario principal y con Desconectados hicieron de los allí reunidos una masa saltarina ya animada para la seis de la tarde de un día de verano en Castilla. “Senador” retumbó en el estadio y, con mucho gusto pude ver caras de asentimiento entre los asistentes que los escuchaban por primera vez.

The Icons, dúo bluesero psicodélico que lidera Jorge Prada a la voz y la guitarra. He de decir que con su propia base de fans sobre el césped, daba gusto escucharles y disfrutar de los emergentes pucelanos.

El sol empezaba a bajar sobre los campos de Castilla y anunciaba la llegaba al escenario principal del santanderino nacionalizado Ángel Stanich con su Amanecer caníbal. Aún debido a la hora (la música de estos caballeros con barba debería ser recompensada con horas más tardías y focos), hicieron que un público más calmado que el de otros festivales saltara y disfrutara con los temas de Camino ácido. Impacientes estamos por más.

En el escenario Coca-Cola, Álex Fajardo repite FASSE pero estrenando ya su EP bajo el nombre Jr & the Gang. Guitarreos, una voz que desprende un je-ne-sais-quoa que eriza la piel, y el señor Carlos Barcenilla a la batería. Nada más que decir, Su Señoría.

Suena la melodía de Robocop, y la gente empieza a arremolinarse frente al escenario principal, donde Alberto Jiménez y compañía traerían -iniciando con el tema Venimos– su último disco Detroit a Medina. Un set perfectamente distribuido, y no mecánicamente como ahora se suele vivir en festivales, sino vivido al máximo tanto por el frontman como el resto de la banda. Atardece en el FASSE, salen los focos y llega el Prime Time del festival con Miss Caffeina.

Tras ellos, tenemos a una superbanda que logró reunir Kiko Sumillera para sus Amapolas rojas. Algunos harían doblete como David Hernández de Cosmic Birds y Alex Izquierdo de la banda de Stanich. Increíble la gente que fue a buscar al pucelano, mientras otro gran número no se movía del principal esperando a León Benavente.

Es un hit. Definitivamente, han logrado hacer un pedazo hit de directo: León Benavente sale a escena, con la portada de su nuevo disco 2 a la espalda, cuya gira iniciaron en el UBURAMA’16 (y ahí estuvimos). Tipo D, Ánimo Valiente, Gloria y Ser Brigada fueron solo algunos de los temas que más hicieron bailar a una (al fin) entregada audiencia. Recuerdan su paso por el FASSE del año pasado, que fue celebrado en un polideportivo cerrado y pequeño, y ahora, en cambio, podían ver el Estadio Municipal de Medina abriéndose frente a ellos con más del triple de oídos. Siempre un placer.

Siloé trajo La Verdad a Medina, y no lo hizo solo; acompañado por una banda para hacerle justicia, nos dio un pequeño anticipo de lo que será su concierto en la Plaza del Trigo en el próximo Sonorama Ribera.

Supersubmarina hizo lo suyo sobre el escenario, los jiennenses tienen su puesta en escena más ensayada que sus nombres y dieron un directo que siempre gusta. Lo que yo llamo “un concierto para grupis”, prácticamente y únicamente (casi) pensado para fans que saben las letras al derecho y al revés y que esperan impacientes temas como Hermética y En mis venas. Para algunos se hizo corto, para otros fue la misma actuación que llevan haciendo las últimas 2 giras.
El siguiente grupo es uno de esos que sabes que saldrá de la ciudad (ganadores del Onda Rock de hace un par de años), y tras una actuación en el Teatro Zorrilla que atrajo a más de una recomendación al escenario Coca-Cola, Sharon Bates dio todo lo que tenía que dar y más antes de los Sierra y Canadá. Ojo, no os los perdáis en su siguiente directo, porque estos chavales llegarán lejos.
Las carreteras infinitas suenan alto y Sidonie sale a escena. Ahora acompañados de Víctor Valiente a la guitarra (Standstill y últimamente visto en los escenarios en Mi Capitán) traen su nuevo álbum de paseo con sus temas más reconocidos, haciendo bailar a los fans de siempre y a los recién llegados. Siempre un bolo en condiciones, en el que disfruta incluso el que no entiende lo que dice Marc (el sonido de los cantantes pudo haber sido bastante mejor, nuestros oídos lo habrían agradecido). Repartiendo besos en la marea de público y jugando con el balón enorme de Rueda que por ahí pululaba, Sidonie hizo de las suyas en el campo medinense.
La noche la cerró Eme Dj, que aunque muchos huyeran del frío tras Supersubmarina y Sidonie, muchos querían seguir de fiesta y Marta se la dio. Una mezcla de hits de siempre y hits de ahora que agradecen los oídos anti-radioformula. Y los que lo son, también.
Fin de la primera cita.

23 Julio 2016

El festival sigue y el camping se llena de tiendas de campañas. Bueno, camping, el parque que no es que precisamente estuviese tan vigilado como nos lo vendieron. Agradecemos, sin embargo, que no haya habido ningún incidente (por lo menos que nos hayamos enterado).
Calienta la tarde y vamos directos al recinto, que prometía un poco más de calor aunque menos olor a galleta. Eso, o ya nos habíamos acostumbrado.

Octubre Polar, próximos a estrenarse en el Sonorama Ribera trajeron su indie pop al escenario Coca Cola frente a los tempraneros que pensaban aprovechar del último día de festival al máximo. Cosa que continuó Arco pero con un rock español más de libro de texto.

El césped cedía a los pies y algunos se quedaban refugiados en la sombra, pero los siguientes en pisar las tablas del mini escenario al otro lado del campo eran Morrigans, y yo seguí la recomendación. A doble percusión y letras en español, caballeros, sigo la cadena de favores.

Poncho-K, aunque con trayectoria y siguiendo un subgénero más diferenciado al resto de los que tocaban en sábado, hizo amena la tarde y la llegada de un poco de sombra al Estadio Municipal.
Pero The Landscapes nos esperaban, y aunque les daba el sol de cara Bicycle Thief nos dio un poco de su Fields y otro de Greetings from the landscapes en un set casi perfecto y que convirtió a más de uno en fan. Vila siempre alegre con sus bandaza detrás nos dio más de lo que podíamos pedir, aunque a ellos les faltase un poco, de ahí el “probablemente el próximo año toquemos en el baño”, tema que tocaré al final de la crónica.

Zahara nos sorprendió con flecos naranjas fosforito aunque nos tuviera acostumbrados a su atuendo negro de Santa, e inició antes de lo esperado con sus bailes dentro y fuera del escenario. Aunque a veces eche de menos algunos temas de la Pareja Tóxica, la evolución a su propio disfrute en los temas nuevos hacen del dolor de corazón menos fuerte y aumenta el de los pies y las caderas. Crash y Caída Libre con su respectiva coreografía hicieron de la tarde más corta, al igual que uno de los conciertos más esperados de la jornada.

Los murcianos Nunatak llenaron el escenario Coca-Cola y atrajeron una buena cantidad de gente, dentro de la que no había salido a cenar aún. Y digo salir porque solo había 1 foodtruck en el recinto cuya cena sencilla podía salirte por 10€ prácticamente, o un bocadillo del festival, que tras el fracaso del día anterior, decidieron añadir. Sin embargo, por 5€ no muchos cayeron. Pero siguiendo con Nunatak, los músicos de El Grito son la revelación del festival y definitivamente hicieron de servidora una nueva escucha.

Fuel Fandango: Nita recuperándose de la operación pero dándolo todo, Salvaje en todo su apogeo, zapateo en el escenario con un excelente juego de luces y Ale Acosta, genial como siempre multi-instrumental.

Al escenario local le tocaba recibir a uno de los mejores grupos pucelanos y que se ha sumergido en el estudio para traernos su tercer trabajo: Cosmic Birds. Aún con los problemas de sonido (entre ellos uno que afectó a todos los que subían al escenario Coca-Cola: que la prueba de sonido del escenario principal casi los deja en mute), pudieron darnos The Solstice a los allí reunidos.
La muchedumbre estaba lista para la llegada del cometa Halley, y allí llegaron Love of Lesbian para dar un show musical con luces, cámaras y acción. Allí donde solíamos gritar y John Boy fueron las más aplaudidas, pero en general, el set fue perfecto para el fan lesbiano de siempre y para convertir a algún rezagado. Y sí, se hizo corto.

Pero ahora llegaba la hora de empezar a saltar, a los pogos, y a saltar más. Así que las siguientes fueron, ya con el fresqui, las charras Estrogrenuinas. El punk se hizo con el FASSE y me sorprendió muy gratamente encontrarme con problemas para salir de la primera fila; muchísima gente se había acercado al escenario pequeño aún siendo la hora del artista que cerraría el festival (Love of Lesbian). Volaron Salmones de mercurio y Pepinos Asesinos, y más de uno tiene ahora a Nietzsche como su fetiche. Un gustazo siempre escuchar a las cherry-bomb, y más aún cuando la gente pide más y ellas no saben ya qué tocar. Eso es que funciona.

La Gran Pegatina hizo de las suyas, lo que venía a hacer: a meterse a todos en el bolsillo con un circuito super ensayado y ejecutado a la perfección de bailes, diferentes cantantes y muchos músicos. Saltos, confetti, coros, Lloverá y lloveré y la siempre pogo Maricarmen.
¡Corre Sarah Connor! ¡Te persigue el cyborg! fue el canto de cierre de esta edición de FASSE-Rueda. Ojete Calor (Carlos Areces y Aníbal Gómez) hicieron uno de los mejores sets de pinchadiscos de fin de festival que he escuchado. Impresionantemente variado, desde Camilo Sesto pasando por Sabrina, la muchedumbre bailó todo lo que pudo, aunque los fallos de sonido afectaron mientras los técnicos cerraban el escenario.

Error 404: organización not found

Como esos fallos hubo varios durante ambas jornadas, especialmente dentro de la organización: precios mal señalados y muy caros para el nivel del festival (1 token 2€, 1 caña = 1 token), las pruebas de sonido empalmadas (los músicos de ambos escenarios se quejaron incluso durante el concierto con cierto tono de resquemor), desde la zona VIP no se podía ver bien los escenarios, el recinto no estaba lo suficientemente señalizado, los baños portátiles (sólo 2) no estaban limpios durante la segunda jornada y no había ningún tipo de material físico (horarios, mapas). En la zona del camping no había seguridad que se pudiera identificar, y en un parque público con visión perfecta desde la calle de las tiendas de campaña, pues no es así como conveniente. La información que subieron a las redes sociales fue un poco escueta y demasiado cercana a la fecha del festival, especialmente siendo información vital para cualquier festivalero. Y ya no digamos la piscina municipal que aparecía como incluida dentro del bono, y que al llegar a la misma nadie supiera de la implicación del festival, dejando a todos los asistentes con las ganas.
Sí que hubo puntualidad en los horarios (probablemente demasiados conciertos, muy cortos y apretujados en muy poco tiempo) y era un cartel muy interesante, de talento nacional y con interés por la escena local. Sin embargo, no por ser artista emergente hay que ser menospreciado, que fue lo que pasó en muchos casos, en términos básicos para cualquier persona que fuera a actuar y que fuera su trabajo. Si vas a apoyar a la escena local, fantástico, pero no te olvides de ella y la dejes esperando los cuartos.
Lástima que un buen cartel y recinto (exceptuando baños, ausencia de opciones de comida y precios) hayan sido opacados por tantos fallos, algunos fácilmente solucionables si se hubieran tenido en cuenta antes de que pudieran suceder.
Esperamos ver qué pasa el año que viene.