Festival FASSE’16

Estadio Municipal Medina del Campo

21 – 22 – 23 Julio 2016

Cuarta edición del Festival FASSE, que este año cambia de localización y se mueve de Serrada a Medina del Campo. Sin embargo, no solo se muda, sino que crece y deja de ser el pequeño festival de arte multidisciplinario que se celebraba en las piscinas de Serrada.
Ahora, de la mano de Vinos de Rueda, añade a su cartel nombres de la talla de Love of Lesbian, Sidonie o La Gran Pegatina, incluyendo siempre a algunos de los nombres locales reconocidos pucelanos.
Empezamos por el inicio: la llegada a la acampada, o porqué no, a la información por parte de la organización. Los mapas de localización del recinto y camping se publican horas antes del jueves (fecha de inicio del festival), y para nuestra sorpresa, la zona de acampada está en un parque público a simple vista de cualquier transeúnte. Vallada y precintada, el área prevista para las tiendas se extiende a lo largo de todo el parque, haciéndonos preguntar por cómo sería el plan de seguridad del mismo.

21 de Julio de 2016

Caso aparte, la tarde del jueves viene con la calma y en el camping empieza a calentarse el ambiente para la fiesta de disfraces prevista para las 22h. En el pueblo, arrancó la jornada Abstract Artimus, listo con la banda que le acompañará por su gira europea. Unos cuantos nos acercamos a la Plaza Segovia y pudimos disfrutar del buen ánimo y rock del neoyorquino, siempre sonriente.

Más tarde, aparecieron Exkrementers, grupo del pueblo que hizo algo más parecido a una verbena de media tarde en mallas y bicicleta estática.

Esperamos a la fiesta de disfraces, pero no parecía que fuera a empezar pronto; o la gente seguía en el camping, o simplemente no estaban animados. No fue exactamente así, pero pasadas las dos de la mañana sí hubo gente arremolinada en la Ronda de Santa Ana (nadie sabía exactamente dónde sería la fiesta).

22 de Julio de 2016

La jornada del viernes da el pistoletazo de salida que todos esperábamos, y con olor a galletas de mantequilla y un sol radiante nos acercamos al Estadio Municipal.

Naïa abría el Escenario Coca – Cola con sus polaroid y aletargado brillo de tus labios. Cada vez tienen un directo más consolidado y pudimos ver la respuesta de un público bailarín bajo el sol.

Uno de los grupos revelación del festival, los sevillanos Full pisaron por primera vez el escenario principal y con Desconectados hicieron de los allí reunidos una masa saltarina ya animada para la seis de la tarde de un día de verano en Castilla. “Senador” retumbó en el estadio y, con mucho gusto pude ver caras de asentimiento entre los asistentes que los escuchaban por primera vez.

The Icons, dúo bluesero psicodélico que lidera Jorge Prada a la voz y la guitarra. He de decir que con su propia base de fans sobre el césped, daba gusto escucharles y disfrutar de los emergentes pucelanos.

El sol empezaba a bajar sobre los campos de Castilla y anunciaba la llegaba al escenario principal del santanderino nacionalizado Ángel Stanich con su Amanecer caníbal. Aún debido a la hora (la música de estos caballeros con barba debería ser recompensada con horas más tardías y focos), hicieron que un público más calmado que el de otros festivales saltara y disfrutara con los temas de Camino ácido. Impacientes estamos por más.

En el escenario Coca-Cola, Álex Fajardo repite FASSE pero estrenando ya su EP bajo el nombre Jr & the Gang. Guitarreos, una voz que desprende un je-ne-sais-quoa que eriza la piel, y el señor Carlos Barcenilla a la batería. Nada más que decir, Su Señoría.

Suena la melodía de Robocop, y la gente empieza a arremolinarse frente al escenario principal, donde Alberto Jiménez y compañía traerían -iniciando con el tema Venimos– su último disco Detroit a Medina. Un set perfectamente distribuido, y no mecánicamente como ahora se suele vivir en festivales, sino vivido al máximo tanto por el frontman como el resto de la banda. Atardece en el FASSE, salen los focos y llega el Prime Time del festival con Miss Caffeina.

Tras ellos, tenemos a una superbanda que logró reunir Kiko Sumillera para sus Amapolas rojas. Algunos harían doblete como David Hernández de Cosmic Birds y Alex Izquierdo de la banda de Stanich. Increíble la gente que fue a buscar al pucelano, mientras otro gran número no se movía del principal esperando a León Benavente.

Es un hit. Definitivamente, han logrado hacer un pedazo hit de directo: León Benavente sale a escena, con la portada de su nuevo disco 2 a la espalda, cuya gira iniciaron en el UBURAMA’16 (y ahí estuvimos). Tipo D, Ánimo Valiente, Gloria y Ser Brigada fueron solo algunos de los temas que más hicieron bailar a una (al fin) entregada audiencia. Recuerdan su paso por el FASSE del año pasado, que fue celebrado en un polideportivo cerrado y pequeño, y ahora, en cambio, podían ver el Estadio Municipal de Medina abriéndose frente a ellos con más del triple de oídos. Siempre un placer.

Siloé trajo La Verdad a Medina, y no lo hizo solo; acompañado por una banda para hacerle justicia, nos dio un pequeño anticipo de lo que será su concierto en la Plaza del Trigo en el próximo Sonorama Ribera.

Supersubmarina hizo lo suyo sobre el escenario, los jiennenses tienen su puesta en escena más ensayada que sus nombres y dieron un directo que siempre gusta. Lo que yo llamo “un concierto para grupis”, prácticamente y únicamente (casi) pensado para fans que saben las letras al derecho y al revés y que esperan impacientes temas como Hermética y En mis venas. Para algunos se hizo corto, para otros fue la misma actuación que llevan haciendo las últimas 2 giras.
El siguiente grupo es uno de esos que sabes que saldrá de la ciudad (ganadores del Onda Rock de hace un par de años), y tras una actuación en el Teatro Zorrilla que atrajo a más de una recomendación al escenario Coca-Cola, Sharon Bates dio todo lo que tenía que dar y más antes de los Sierra y Canadá. Ojo, no os los perdáis en su siguiente directo, porque estos chavales llegarán lejos.
Las carreteras infinitas suenan alto y Sidonie sale a escena. Ahora acompañados de Víctor Valiente a la guitarra (Standstill y últimamente visto en los escenarios en Mi Capitán) traen su nuevo álbum de paseo con sus temas más reconocidos, haciendo bailar a los fans de siempre y a los recién llegados. Siempre un bolo en condiciones, en el que disfruta incluso el que no entiende lo que dice Marc (el sonido de los cantantes pudo haber sido bastante mejor, nuestros oídos lo habrían agradecido). Repartiendo besos en la marea de público y jugando con el balón enorme de Rueda que por ahí pululaba, Sidonie hizo de las suyas en el campo medinense.
La noche la cerró Eme Dj, que aunque muchos huyeran del frío tras Supersubmarina y Sidonie, muchos querían seguir de fiesta y Marta se la dio. Una mezcla de hits de siempre y hits de ahora que agradecen los oídos anti-radioformula. Y los que lo son, también.
Fin de la primera cita.

23 Julio 2016

El festival sigue y el camping se llena de tiendas de campañas. Bueno, camping, el parque que no es que precisamente estuviese tan vigilado como nos lo vendieron. Agradecemos, sin embargo, que no haya habido ningún incidente (por lo menos que nos hayamos enterado).
Calienta la tarde y vamos directos al recinto, que prometía un poco más de calor aunque menos olor a galleta. Eso, o ya nos habíamos acostumbrado.

Octubre Polar, próximos a estrenarse en el Sonorama Ribera trajeron su indie pop al escenario Coca Cola frente a los tempraneros que pensaban aprovechar del último día de festival al máximo. Cosa que continuó Arco pero con un rock español más de libro de texto.

El césped cedía a los pies y algunos se quedaban refugiados en la sombra, pero los siguientes en pisar las tablas del mini escenario al otro lado del campo eran Morrigans, y yo seguí la recomendación. A doble percusión y letras en español, caballeros, sigo la cadena de favores.

Poncho-K, aunque con trayectoria y siguiendo un subgénero más diferenciado al resto de los que tocaban en sábado, hizo amena la tarde y la llegada de un poco de sombra al Estadio Municipal.
Pero The Landscapes nos esperaban, y aunque les daba el sol de cara Bicycle Thief nos dio un poco de su Fields y otro de Greetings from the landscapes en un set casi perfecto y que convirtió a más de uno en fan. Vila siempre alegre con sus bandaza detrás nos dio más de lo que podíamos pedir, aunque a ellos les faltase un poco, de ahí el “probablemente el próximo año toquemos en el baño”, tema que tocaré al final de la crónica.

Zahara nos sorprendió con flecos naranjas fosforito aunque nos tuviera acostumbrados a su atuendo negro de Santa, e inició antes de lo esperado con sus bailes dentro y fuera del escenario. Aunque a veces eche de menos algunos temas de la Pareja Tóxica, la evolución a su propio disfrute en los temas nuevos hacen del dolor de corazón menos fuerte y aumenta el de los pies y las caderas. Crash y Caída Libre con su respectiva coreografía hicieron de la tarde más corta, al igual que uno de los conciertos más esperados de la jornada.

Los murcianos Nunatak llenaron el escenario Coca-Cola y atrajeron una buena cantidad de gente, dentro de la que no había salido a cenar aún. Y digo salir porque solo había 1 foodtruck en el recinto cuya cena sencilla podía salirte por 10€ prácticamente, o un bocadillo del festival, que tras el fracaso del día anterior, decidieron añadir. Sin embargo, por 5€ no muchos cayeron. Pero siguiendo con Nunatak, los músicos de El Grito son la revelación del festival y definitivamente hicieron de servidora una nueva escucha.

Fuel Fandango: Nita recuperándose de la operación pero dándolo todo, Salvaje en todo su apogeo, zapateo en el escenario con un excelente juego de luces y Ale Acosta, genial como siempre multi-instrumental.

Al escenario local le tocaba recibir a uno de los mejores grupos pucelanos y que se ha sumergido en el estudio para traernos su tercer trabajo: Cosmic Birds. Aún con los problemas de sonido (entre ellos uno que afectó a todos los que subían al escenario Coca-Cola: que la prueba de sonido del escenario principal casi los deja en mute), pudieron darnos The Solstice a los allí reunidos.
La muchedumbre estaba lista para la llegada del cometa Halley, y allí llegaron Love of Lesbian para dar un show musical con luces, cámaras y acción. Allí donde solíamos gritar y John Boy fueron las más aplaudidas, pero en general, el set fue perfecto para el fan lesbiano de siempre y para convertir a algún rezagado. Y sí, se hizo corto.

Pero ahora llegaba la hora de empezar a saltar, a los pogos, y a saltar más. Así que las siguientes fueron, ya con el fresqui, las charras Estrogrenuinas. El punk se hizo con el FASSE y me sorprendió muy gratamente encontrarme con problemas para salir de la primera fila; muchísima gente se había acercado al escenario pequeño aún siendo la hora del artista que cerraría el festival (Love of Lesbian). Volaron Salmones de mercurio y Pepinos Asesinos, y más de uno tiene ahora a Nietzsche como su fetiche. Un gustazo siempre escuchar a las cherry-bomb, y más aún cuando la gente pide más y ellas no saben ya qué tocar. Eso es que funciona.

La Gran Pegatina hizo de las suyas, lo que venía a hacer: a meterse a todos en el bolsillo con un circuito super ensayado y ejecutado a la perfección de bailes, diferentes cantantes y muchos músicos. Saltos, confetti, coros, Lloverá y lloveré y la siempre pogo Maricarmen.
¡Corre Sarah Connor! ¡Te persigue el cyborg! fue el canto de cierre de esta edición de FASSE-Rueda. Ojete Calor (Carlos Areces y Aníbal Gómez) hicieron uno de los mejores sets de pinchadiscos de fin de festival que he escuchado. Impresionantemente variado, desde Camilo Sesto pasando por Sabrina, la muchedumbre bailó todo lo que pudo, aunque los fallos de sonido afectaron mientras los técnicos cerraban el escenario.

Error 404: organización not found

Como esos fallos hubo varios durante ambas jornadas, especialmente dentro de la organización: precios mal señalados y muy caros para el nivel del festival (1 token 2€, 1 caña = 1 token), las pruebas de sonido empalmadas (los músicos de ambos escenarios se quejaron incluso durante el concierto con cierto tono de resquemor), desde la zona VIP no se podía ver bien los escenarios, el recinto no estaba lo suficientemente señalizado, los baños portátiles (sólo 2) no estaban limpios durante la segunda jornada y no había ningún tipo de material físico (horarios, mapas). En la zona del camping no había seguridad que se pudiera identificar, y en un parque público con visión perfecta desde la calle de las tiendas de campaña, pues no es así como conveniente. La información que subieron a las redes sociales fue un poco escueta y demasiado cercana a la fecha del festival, especialmente siendo información vital para cualquier festivalero. Y ya no digamos la piscina municipal que aparecía como incluida dentro del bono, y que al llegar a la misma nadie supiera de la implicación del festival, dejando a todos los asistentes con las ganas.
Sí que hubo puntualidad en los horarios (probablemente demasiados conciertos, muy cortos y apretujados en muy poco tiempo) y era un cartel muy interesante, de talento nacional y con interés por la escena local. Sin embargo, no por ser artista emergente hay que ser menospreciado, que fue lo que pasó en muchos casos, en términos básicos para cualquier persona que fuera a actuar y que fuera su trabajo. Si vas a apoyar a la escena local, fantástico, pero no te olvides de ella y la dejes esperando los cuartos.
Lástima que un buen cartel y recinto (exceptuando baños, ausencia de opciones de comida y precios) hayan sido opacados por tantos fallos, algunos fácilmente solucionables si se hubieran tenido en cuenta antes de que pudieran suceder.
Esperamos ver qué pasa el año que viene.
Advertisements